Saltar al contenido

Gato dormilón intenta robar comida pero el sueño lo vence

Los gatos son considerados una de las criaturas más exquisitas dentro del reino animal. Estos especímenes domésticos son impecables en su andar, muy audaces y sigilosos y en ocasiones también protagonistas de momentos bochornosos.

Muchos humanos prefieren tener gatos como mascotas porque dicen que son más independientes que los perros. Algunos pueden tener una personalidad esquiva y también en ocasiones ser las mascotas más cariñosas. Pero lo que sí tienen es una forma muy particular de expresar su afecto y también sus necesidades.

Recientemente se conoció del caso de un gato que tenía una misión clara: Quería su bocadillo favorito y estaba dispuesto a todo por conseguirlo, sin contar con que el obstáculo de la pereza haría que sus planes no pudieran llegar a buen término.

La historia del gato ladrón

Una característica de los ladrones, además de ser sigilosos es estar siempre en estado de alerta, para evitar ser capturados en sus fechorías. Sin embargo, los gatos a pesar de su inteligencia, no tienen ese factor humano de la planificación.

Un gato que quería comer su bocadillo favorito, entró a un supermercado con la intención de robar comida para su especie, pero terminó dormido encima de una caja de croquetas.

Quizás en el pasado, la comida para animales era muy simple, pero en la actualidad hasta las recetas para la comida de mascotas se ha modernizado y las croquetas para gato no son la excepción. La combinación de ingredientes y el olor que expide el alimento, es muy atractivo para los felinos y este gatito se dejó llevar por su olfato hasta el interior de un supermercado.

El animal ingresó sigilosamente a la tienda de alimentos y llegó hasta el pasillo en donde tenían exhibida la comida para mascotas. Probablemente tenía hambre y al poder entrar, tuvo una oportunidad real de dar una probada a las deliciosas croquetas.

Cuando finalmente llegó al lugar de la comida para gatos, logró tumbar del anaquel una caja de croquetas e inmediatamente se dispuso a abrir el empaque. Al parecer, de tanto rasgar hizo un gran esfuerzo y el cansancio se apoderó de su anatomía.

Con la caja ya en el suelo y a punto de probar el bocadillo, el gato se quedó dormido plácidamente sobre el alimento, en una posición que transmitía relajación total, lo que no combina mucho con el perfil de un buen ladrón.

Una mujer que estaba en el establecimiento notó la peculiar escena e inmediatamente sacó su teléfono para documentar el momento y la siesta del felino. Cuando éste abrió los ojos se vio descubierto.

La mujer tomó varias imágenes y las subió a sus redes sociales, específicamente a su perfil en Facebook y procedió a contar la historia del gato dormilón, que tenía más sueño que ganas de comer.

La clienta también aprovechó de informar al personal del supermercado sobre la escena encontrada y resultó que el felino era una especia de inquilino del lugar y que allí siempre lo recibían porque alegraba a los consumidores. Los trabajadores le aseguraron que no había nada de qué preocuparse y que tenían pleno conocimiento del hambriento visitante.

La mujer que tomó las fotos del gatito se llama Melanie Morris-Jones y contó divertida cómo había encontrado al animal durmiendo tranquilamente sobre la caja de croquetas para gatos que acababa de robar.

Qué comida prefieren los gatos

Actualmente las propuestas de alimentos para animales son múltiples en el mercado. Se pueden conseguir con sabores específicos, para razas específicas y con funciones específicas.

Un gato con necesidades especiales seguramente conseguirá alternativas en el mercado que se ajusten a ellas. Todas están elaboradas con ingredientes pensados en la nutrición que necesita el gato para cada etapa de su vida. Sin embargo, por su sabor hay algunas que pasan a estar entre las favoritas de estos ejemplares.

Hay distintos factores que se pueden tomar en cuenta, si se quiere entender por qué un gato prefiere un alimento en lugar de otros. Uno de ellos es la textura de la comida, lo cual puede ser placentero o desagradable al paladar del minino.

Por otra parte, también el olor es un factor de peso. Los gatos tienen un instinto olfativo importante y muy desarrollado, por lo que de eso depende que una comida sea de su agrado o no. El sabor también es determinante y se consigue con la combinación adecuada de ingredientes.

En general, los gatos prefieren la comida si está a temperatura ambiente en vez de caliente o fría.

Todos estos factores en conjunto tienen un nombre y es palatabilidad, lo que hace que los gatos sean muy exigentes con la comida que ingieren y que prefieran unas por considerarlas más apetitosas. Por supuesto, esto varía según el tipo de gato y la vida que lleve. Cada ejemplar tendrá preferencias individuales y tendrá mucha relevancia la dieta que hayan llevado desde su nacimiento.