Saltar al contenido

Maestría en Ergonomía

Gracias al progreso del sistema educativo global, así como todas sus metodologías derivadas, como el análisis de las necesidades del ser humano, actualmente existen una gran cantidad de titulaciones y especialidades. Estas son estudiadas como parte de la formación profesional, con el fin de que cada persona pueda obtener las herramientas requeridas para cumplir una función, como parte del trabajo conjunto de una profesión.

Sin embargo algunas de estas especializaciones, como la poco conocida Maestría en Ergonomía, dan una vuelta completa a este enfoque, utilizando la teoría en ambas direcciones, no solo durante la formación. Esto quiere decir que, como profesional en este campo, un individuo es capaz de desarrollar un espacio acorde a las necesidades del personal; de esta forma, las empresas e industrias aumentan la calidad de su entorno, a través de la comodidad laboral.

¿Qué es la ergonomía?

Considerada una de las ciencias más complejas de la actualidad, entre aquellas referentes al entorno y la predisposición de cualquier ambiente o sistema, en su interacción cotidiana con el ser humano. Esta disciplina se aplique va a un gran número de factores, ya que como profesión, aplica datos, teorías, métodos, principios y enfoques prácticos, en la optimización del entorno donde se desenvuelven las personas.

Esto es principalmente útil en el campo del empleo o el área laboral, como parte fundamental del análisis de todos los sistemas y elementos de una zona de trabajo, que interactúan con todo el personal. Por esta razón, en muchas empresas, se suele recurrir a expertos en esta disciplina, del mismo modo que se utilizan a los diseñadores de interiores, pero con un énfasis en el aumento del bienestar de los empleados a través del ambiente.

En pocas palabras, a través de la Maestría en Ergonomía, se analiza y estudia todo el entorno, desde las zonas específicas de trabajo, la infraestructura, los inmuebles e incluso la decoración y ambientación. Todo con la finalidad de mejorar la calidad de vida de los trabajadores, aplicando los recursos físicos, cognitivos, sociales, organizacionales y ambientales necesarios, para que puedan realizar su labor con seguridad y comodidad.

Aunque suena algo complicado, lo cierto es que los métodos utilizados para lograr este fin están realmente organizados, ya que no solo se busca mejorar el espacio físico, sino también su impacto psicológico. Para ello, se toman en cuenta todos los factores antes mencionados, pero no clasificados ni analizados de manera aislada, sino como un sistema global, que permite al experto en la Maestría en Ergonomía, diseñar un área de trabajo óptima

El trabajo de un especialista en este campo

Aunque la descripción anterior pueda parecer algo confusa, ya que parece la teoría detrás de la práctica del diseño de interiores, quien ha cursado una Maestría en Ergonomía, obtiene un enfoque diferente. Si bien esta especialidad tiene una función parecida dentro del área laboral, su verdadero trabajo es el analizar todo el entorno, para aplicar las mejoras con énfasis en el bienestar personal, antes de pasar a diseñar.

Se trata de facilitar el trabajo de los empleados, adaptando los espacios laborales a las necesidades de cada persona, que van desde las más básicas, como la alimentación, hasta otras más específicas. Por ejemplo, cuando se ejerce en un trabajo de esfuerzo físico, como en un almacén de alimentos, el encargado del área detrás de la Maestría en Ergonomía, debe tener en cuenta todos los factores de seguridad y riesgo laboral.

Como parte de su función, un Ergónomo identifica y analiza estos riesgos, para buscar e implementar posibles soluciones, mediante la adaptación directa de los puestos de trabajo y el entorno. Este desempeño se puede llevar a cabo desde alguna de las distinciones de esta disciplina, como la implementación de sistemas laborales, la corrección de los malos hábitos o el uso de plataformas de software y hardware (solo en profesiones digitales).

Sin embargo, existen dos vertientes dentro de la Maestría en Ergonomía, que son las más demandadas por las empresas, siendo la primera aquella que se enfoca en la disminución de riesgos físicos. La segunda, como parte de la inclusión ciudadana que lleva a cabo el sector industrial de algunos países, se basa en la adaptación del espacio de trabajo, para apoyar y facilitar las funciones de los empleados que sufren alguna discapacidad.

El estudio de la Maestría en Ergonomía

Ya que se trata de una de las especialidades menos populares, cuya tasa de desarrollo es algo baja, debido a que se trata de una profesión bastante nueva, no hay muchas universidades que dicten la Maestría en Ergonomía. Es más común encontrar este tipo de cursos, acreditados por instituciones del sector privado, en centros de estudios especializados en el análisis laboral, como los institutos y academias de Recursos Humanos, Gerencia o Administración Empresarial.

Esto hace que, como carreras afines, sean las titulaciones enfocadas precisamente en la gestión de empresas, como la Estadística Industrial y la Administración Pública, las más acordes con esta especialización. Aún así, a nivel global, la mayor parte de los estudiantes de esta maestría, son egresados de carreras técnicas y licenciaturas como Ingeniería Civil y Diseño de Interiores o Arquitecta, como se explica en este enlace sobre Maestría en Ergonomía.