Saltar al contenido

Restaurante en Perú es reconocido por abrir sus puertas a cientos de comensales perrunos

‘Barriga llena, corazón contento’, este dicho aplica para los comensales especiales que suelen acudir al reconocido restaurante de Gerardo Ortíz en Perú. Pues sus clientes suelen ser de cuatro patas y callejeros.

Desde hace cinco años, el restaurante de Ortíz llamado Ajilalo, recibe visitas de perritos callejeros. Motivados por el delicioso olor que emana desde las parrillas, los perritos acuden al local para recibir una porción de comida.

Lo que comenzó como una ayuda para un solo perro, terminó siendo una labor constante. Pues desde el primer momento en que el restaurante le abrió las puertas a un perro callejero, desde entonces recibe cientos de visitas de forma constante.

Una tarea que sale desde el corazón

Pese a que por la pandemia del Covid-19 el restaurante de Gerardo Ortiz se vio un poco afectado a nivel económico, este permaneció alimentando a sus fieles comensales.

De hecho, el restaurante Ajilalo tiene dispensadores de comida y agua en ciertos rincones y en varias oportunidades, su dueño le ofrece ropa a los perros. Es decir que el trabajo desinteresado por los caninos no se ha detenido.

De acuerdo a Gerardo, su amor y estimación por los perros fue una enseñanza otorgada por su madre. Además, confesó que desde muy pequeño ha cuidado animales especialmente a perros, por lo que su labor en la actualidad no supone una presión ni mucho menos molestia. Todo lo contrario, lo hace con y por amor.

¿Qué dicen los clientes sobre los perros?

Como el restaurante de Gerardo es reconocido por ser ‘amigable con los perros’, los clientes no tienen problema alguno. Incluso aplauden la noble labor que se tiene en la actualidad, cuando existen tantas personas que maltratan a los animales.

Algunos clientes incluso se han acercado a dar bolsas de alimentos para que Gerardo continúe con su excelente labor. Pues todos consideran que si uno hace el cambio, todos pueden hacerlo.